¿Por qué los hámsters almacenan comida en las mejillas?

? " Cuidado del hámster " ¿Por qué los hámsters almacenan comida en las mejillas?
Foto del autor
Publicado por Julie
el hámster se llena las mejillas

En su salvajeEn la naturaleza, los hámsters almacenan comida en la papada hasta que llegan al nido, un lugar seguro. En la naturaleza, los hámsters están expuestos a diversos depredadores, por lo que es arriesgado para ellos pararse a comer en cualquier sitio. Por eso prefieren almacenan sus alimentos hasta que encuentren un lugar seguro para trasladarlo.

Si observa que su hámster acapara comida, ¡no se preocupe! Este comportamiento es completamente natural y saludable, y no causa ningún daño a los hámsters. No significa necesariamente que su hámster se sienta inseguro en su entorno. Siga leyendo para obtener más información sobre este comportamiento y lo que usted, como propietario, debe tener en cuenta.

¿Para qué sirve la papada de los hámsters?

La papada de un hámster es muy diferente de la nuestra. Tienen bolsillos grandes que se extienden hasta los hombros. Por ejemplo, un Hámster sirio Un hámster adulto puede almacenar un cacahuete entero en una de sus papadas, lo que ilustra su capacidad de almacenamiento. Esto permite a los hámsters transportar un gran cantidad de alimentos discreta y eficaz.

Además de comida, también se ha observado que los hámsters llevan otras cosas en la mejilla. Si están preparando un nido, pueden llevar lecho. Es habitual que una madre hámster lleve a sus crías en esas enormes papadas. Esto protege a las crías de los peligros ambientales y permite a la madre transportarlas con la misma facilidad que lleva su comida, aunque pueda parecer incómodo.

A diferencia de nuestras mejillas, éstas no contienen glándulas salivales. Así que no sólo protegen su comida, sus crías o su lecho, sino que también los mantienen secos. Incluso cuando sus mejillas están llenas hasta el borde, ¡un hámster puede seguir comiendo!

mejillas llenas de comida
mejillas llenas de comida

¿Tiene la papada llena de comida?

Es asombroso, ¿verdad? La cabeza del animalito parece transformarse en una especie de globo gigante. Realmente, es un espectáculo digno de ver.

Las mejillas de los hámsters son sin duda uno de los rasgos más divertidos de estas pequeñas criaturas. Pero ojo, por muy monos que sean, no son inmunes a los problemas de salud. Aunque estos inconvenientes son bastante raros, como propietario de un hámster seguro que querrás ser consciente de las posibles complicaciones que pueden afectar a esta delicada e importante zona del cuerpo de tu mascota.

El objetivo de esta información es ilustrarte sobre este fascinante tema y ayudarte a convertirte en un propietario de hámster súper informado. Pero recuerda, si notas algo anormal en las mejillas de tu hámster, ¡no intentes jugar al veterinario en casa! Se trata de una zona extremadamente sensible, sobre todo en un animal tan pequeño. Si tienes la más mínima duda, lo mejor es que consultes cuanto antes a un veterinario especializado en animales exóticos para que te ponga el tratamiento adecuado.

Infecciones locales y abscesos

Algunos alimentos y golosinas para hámsters pueden tener bordes afilados, como las pipas de girasol. Si un fragmento de alimento hiere Dentro de la mejilla del hámster, esto puede provocar una infección localizada conocida como absceso. Este tipo de infección, al igual que los abscesos, puede identificarse por la inflamación y la aparición de pus.

Teniendo en cuenta la tamaño minúsculo de los hámstersUna infección de este tipo puede propagarse rápidamente. Por lo tanto, es necesario estar atento y prestar atención a estos signos para prevenir daños más graves o un peligro mortal:

  • Las mejillas de los hámsters aparecen hinchadas, incluso cuando no están almacenando comida.
  • La inflamación de la cara del hámster es dura, a diferencia de cuando almacenan comida.
  • Puedes ver el absceso lleno de pus si miras dentro de la boca del hámster.
  • El hámster parece comer menos. Las zonas doloridas pueden estar muy sensibles.

Si sospechas que tu hámster tiene un absceso, la única solución es llévalo al veterinario. Elaborará un plan de tratamiento para ayudar a su hámster a recuperarse y volver rápidamente a sus hábitos alimentarios normales.

Dar la vuelta a la papada

El giro de la papada: parece sacado de una película de ciencia ficción, ¿verdad? Bueno, es bastante surrealista, lo reconozco.

Así que imagina que bolsa bucal de tu hámster se da la vuelta y sale por la boca... un poco como si tu bolso se diera la vuelta solo y todo el contenido acabara fuera. Es bastante visual, ya que verás una pequeña parte rosa (es la bolsa bucal) que sobresale de la comisura de la boca de tu hámster.

Es hora de ir al veterinario. A veces, aunque no siempre, el veterinario tiene que volver a coser la bolsa bucal, algo así como volver a meter todas las cosas en el bolso y cerrarlo de nuevo. Es un procedimiento delicado que sólo debe realizar un profesional de la salud animal. Así que no intentes jugar a ser un superhéroe, ¡deja que los profesionales hagan su trabajo!

¿Cómo se puede prevenir este problema bucodental?

En primer lugar, asegúrese de que su hámster mastica alimentos adecuados. Los alimentos demasiado blandos, como los plátanos, a veces pueden atascarse en las bolsas bucales y causar impactación. Así que, mientras tu hámster mordisquee alimentos con una textura normal, todo debería ir bien.

A continuación, recuerde que masticar objetos seguros es crucial para la salud de tu hámster. Ayuda a limitar el crecimiento de sus dientes, evitando así cualquier riesgo de enganche en las bolsas bucales. Así que dale a tu hámster un buen juguetes masticables o golosinas como la madera sin tratar.

Por último, asegúrate de que el hábitat de tu hámster no tenga bordes afilados. Si tu hámster mordisquea los bordes afilados de la jaula o de la propia jaula, pueden formarse desgarros en las bolsas bucales. Así que.., retire inmediatamente cualquier plástico roto o desgastadocomo juguetes y túneles. Si el jaula para hámsteres está dañado, no dudes en sustituirlo. Tu hámster te lo agradecerá con alegres chillidos y vigorosos movimientos de cabeza. rueda!

¡Cuidado con la comida pasada de moda!

A nuestros amigos los hámsters les encanta almacenar comida, a veces creando pequeñas reservas para más tarde. Por desgracia, esto puede dar lugar a montones de comida vieja esparcida por la jaula. Así que recorre la jaula y retira toda la comida vieja. alimentos caducados que descubras. Es un poco como ir a la caza del tesoro, salvo que aquí el tesoro es una jaula limpia y segura.

No olvides reservar un poco de tiempo cada semana para limpiar a fondo la jaula. Este ritual semanal ayudará a mantener fresco y sano el entorno de tu hámster. Como nosotros, comer comida rancia pueden perjudicar la salud de nuestros pequeños amigos. Así que ¡manos a la obra! Nos arremangamos y despejamos el camino para la bienestar de nuestros adorables hámsters.

¡Pero tengo miedo de que mi hámster se atragante!

Tu hámster es un profesional en la gestión de su alimentación. Dale tiempo y, de forma natural, se deshará de todo lo que ha acumulado. No hay por qué estresarle intentando ayudarle a deshacerse de su tesoro. Y sí, aunque parezca contrario a la intuición, nuestros intentos de ayudarles a veces pueden acabar dañando sus sensibles mofletes.

Así que, aunque estés preocupado, recuerda que los hámsters saben instintivamente cómo gestionar su alimentación. Por lo general, saben cuidarse muy bien. Si sospechas que hay algún problema, como que tu hámster no puede vaciar las mejillas, no dudes en consultar a un veterinario especializado.

Y recuerda: aunque parezca que tu hámster se mete algo no comestible en las mejillas, ¡que no cunda el pánico! Los hámsters no pueden tragar comida ni objetos que tengan en las mejillas. Al igual que con la comida, acabarán escupiendo lo que no les gusta cuando consideren que es el momento adecuado. Así que relájate y disfruta del espectáculo de estos increíbles comilones.

Entonces, ¿estás tranquilo?

Como habrá adivinado, las mejillas de los hámsters son su atributo físico más notable. Estas bolas de pelo son capaces de transportar una cantidad de alimentos equivalente hasta 20% de su peso corporal en sus pequeñas mejillas. Increíble, ¿verdad?

Es normal que estos pequeños golosos se llenen las mejillas de comida. Pero aunque sus carrillos resultan bonitos y divertidos cuando están a reventar, también son vulnerables. Pueden infectarse o dañarse.

Si eres un feliz propietario de un hámster, mantente alerta. Busca signos de abscesos, impactos y eversión. Si es necesario, no dudes en consultar a un veterinario especializado. Esta vigilancia puede prevenir graves problemas de salud e incluso salvar la vida de tu pequeño compañero.

Pero recuerda que no hay nada más normal y sano que ver a un hámster llenarse las mejillas. Así que siéntate, relájate y disfruta viendo a tu hámster pasearse con las mejillas llenas de comida o vaciar cuidadosamente sus reservas. Es sencillamente fascinante, ¿verdad?

Foto del autor
Publicado por Julie

Soy aficionado a los hámsters desde que era un niño y comparto con vosotros todos mis conocimientos sobre ellos.

Deja un comentario